India

Hemos estado dos meses fotografiando en India y la experiencia ha sido muy buena. En este post trataré de plasmar las conclusiones que he sacado de esta experiencia.
Con el equipo he estado muy contenta. Al final me llevé mi Nikon D90, un 16-85 3.5-5.6, un 35 1.8, un 85 1.8 y un flash Nikon 900 que prácticamente no he usado. Estos dos últimos ( el 35 y el 85) los compré antes de partir. El 35 prácticamente no lo he usado porque para retratos he preferido el 85 y generalmente llevo el 16-85 montado en la cámara por su versatilidad. He comprobado que para la próxima vez lo ideal sería llevar otro cuerpo con el 85 para no tener que andar cambiando de lente tanto. Así evitaría que entrara polvo, además de la rapidez a la hora de tirar la foto. Gracias a Dios o a Shiva no he tenido ningún problema con el equipo, todo ha funcionado a la perfección a pesar de no ser cuerpo sellado y llevar todo el tiempo la cámara colgada con la cantidad de polución en el ambiente que hay.
Llevé un mini portatil de 2 G de Ram y dos discos duros Lacie pequeñitos de 1T. Esto ha ido perfecto para ir visualizando las fotos y guardandolas doblemente por si acaso, aparte de para conectarte a internet en los sitios con wifi (cada vez más hoteles midrange tienen wifi). Yo espero a revelar las fotos en casa en un monitor calibrado. Esto es fundamental para un correcto revelado.

En cuanto a las fotos en las que aparecen personas, en India he realizado fotos robadas y fotos consentidas. En las fotos robadas tienes que ser muy rápido o se darán cuenta y no será buena. Además, con la práctica vas desarrollando ciertas digamos “estrategias” para que no piensen que les estás sacando a ellos. En cuanto a las fotos consentidas decir primero que yo siempre siempre pido permiso (cuando no va a haber forma de robarla o no saldrá lo que yo quiero). En India no llega ni a un 2% de las veces que me han dicho que no (normalmente mujeres mayores). Lo que sí ocurre es que muchos muchos me han pedido dinero a cambio y yo no lo he dado y es más, agradecería a los fotógrafos que van que NO PAGUEN.
Pero está claro que hay muchas formas de decir que no y esto ya depende de tu “encanto personal”, de que sepas llevártelos al huerto y al final ellos se lo hayan pasado bien contigo y no se acuerden de que querían dinero, esto lleva un poco de tiempo.
Luego habrá mucha gente también que te pide que le hagas una foto y puedes aprovechar. La cuestión es que que te saquen una foto sea algo divertido e interesante para los dos: el que retrata y el retratado.
Si comparo con mi experiencia sacando fotos en Africa puedo decir que en India es infinitamente más fácil realizar el trabajo.

Confío en que esta entrada te haya ayudado a la hora de hacerte una idea de lo que vas a encontrar si pretendes fotografiar en India.

Manda un tweet del artículo si te ha gustado o compártelo en Facebook si lo prefieres (o los dos ;) ). Gracias.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES