Nepal

0
El vuelo Delhi-Kathmandú (NEPAL) salía temprano por la mañana. Yo me desperté sobre las cuatro de la madrugada con fuertes dolores de estómago. No me encontraba nada bien. Empezaron las diarreas y recuerdo que estaba muy mareada. En el aeropuerto había una farmacia y compramos medicamentos. Yo no podía ni estar de pie. No me había sentido tan mal en la vida. Subimos al avión y en pleno vuelo vomité (como era de esperar) Recuerdo que, medio arrastraras, pasé los controles de pasaportes e hicimos los visados. La verdad es que no recuerdo cómo llegué a Kathmandú ja,ja,ja
Nos alojamos en un hotel y al día siguiente fuimos al médico. Me hicieron análisis de sangre y me recetaron medicinas. En unos cuantos días de descanso me recuperé de la gastroenteritis galopante que cogí en Delhi.
En Nepal sólo pudimos disfrutar de Kathmandú y su valle ya que el resto del país no era seguro por el tema de los maoistas. Por toda la ciudad de Kathmandú había bunkers hechos con sacos terreros desde donde los soldados apuntaban con sus metralletas.
Alquilamos una moto de 350cc para movernos por todo y fue la mejor elección que pudimos hacer. Nos vino de maravilla. Una moto te da mucha libertad y si es rápida, como ésta era, mucho mejor. La ciudad de Kathmandú nos encantó, nos alojamos en Thamel, un barrio superbullicioso y mochilero por excelencia. Hay muchísimas tiendas en las que puedes comprar de todo ya que todo es precioso. También hay muchos restaurantes, hoteles, sitios con internet etc.
En Kathmandú no te puedes perder la plaza Durbar donde está el templo de la niña Kumari entre otros templos y palacios así como muchísimas tiendas de arte budista (Budas, Tangkas etc.). Nosotros compramos dos tangkas guapísimos.
Para ver la stupa de Swayambunath prepárate para subir muuchos escalones y para vértelas con los monos. Merece la pena sin duda! Tanto el complejo como las vistas son preciosas.
En las afueras está Pashupatinath. Un muy importante santuario hinduista que recuerda a Varanasi porque aquí también se realizan cremaciones al lado del río. Suele estar lleno de sadhus pero nosotros encontramos muy poquitos. Creemos que estarían en alguno de sus festivales porque en Varanasi tampoco vimos demasiados.
Otra stupa que no te pudes perder es la de Bodnath. Hay multitud de tienditas alrededor. Recuerdo que conocimos a dos pequeños monjes y pasamos un rato inolvidable con ellos.
Con la moto visitamos también Patan y Bhadgaon. Dos ciudades llenas de templos, palacios, stupas… impresionantes.
También fuimos a Budhanikantha que es un santuario dedicado a Vishnu (que nos costó encontrar) y a Dakshinkali que estaba abarrotado de gente y vimos todas las ceremonias de sacrificios de cabras, gallinas etc. Muy impactante!
En total pasamos dos maravillosas semanas. Nos hubiera gustado poder ver más pero nos dijeron que no era seguro así que hicimos los visados para Birmania, cambiamos el billete que compramos en Bagkok para poder hacer Kathmandú-Rangun en vez de Calcuta-Rangún y dijimos adios al país de las altas cumbres.
Siguiente parada Birmania, continúa leyendo

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES