Jordania

0

Aterrizamos en Amman (Jordania) y peguntamos si nos podíamos quedar en Jordania una semana y luego coger el vuelo a Madrid. Nos dijeron que sí que no había ningún problema así que contentos y felices fuimos a Amman ciudad y alquilamos un Renault Clio para poder movernos a nuestro rollo.
Recorrimos Amman con sus cafés en donde no puedes dejar de probar una pipa de agua (narguile) con tabaco de manzana, las ruinas arqueológicas de Jarash fantásticamente conservadas, los mosaicos bizantinos de Madaba, la fortaleza de al-Karak, Petra, la ciudad rosa excabada en la roca por los nabateos, uno de los sitios más increíbles que hemos visto en nuestra vida, el desierto rojo del Wadi Rum, no te lo puedes perder!, tuvimos que alquilar un 4×4 con chófer porque con el Clío como que no, pero estuvo genial igualmente (Sebastián con pena de no tener su 4×4 para hacer un poco la cabra por este desierto que pisaba por primera vez pero bueno)

En toda Jordania comimos de maravilla. Tienen una gastronomía deliciosa, todo lo que pruebes está buenísismo. Fue toda una experiencia para el paladar.

La verdad es que esta parada de una semanita en Jordania fue el colofón perfecto para nuestro viaje que ya, tristemente, tocaba a su fin. Después de 6 meses exactos de felicidad diaria cogimos el vuelo que nos arrancó de nuestro sueño depositándonos en la cruda realidad de Madrid y de allí en la de nuestra pequeña isla.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES