Sumatra

0

En Penang (Malasia) cogimos un fast ferry que nos llevó a Medan, la capital del norte de Sumatra. Recuerdo que la travesía fue un auténtico infierno. Había mucha mar y el ferry daba tumbos, saltos y de todo… No vomitamos pero poco faltó! Al llegar hicimos los visados y tras pasar un día en Medan cogimos un autobús que nos llevó a Parapat, pueblo situado a orillas del lago Toba.

El lago Toba está situado en la caldera de un volcán que hará unos 100 mil años colapsó debido a una devastadora erupción. Es el lago más grande del Sudeste Asiático y en el centro tiene una isla llamada Pulau Samosir. Allí nos dirijimos para descubrir la cultura Toba Batak. Nos alojamos en Tuk Tuk en unos bungalows con mesa de ping pong, terraza con vistas al lago, una verdadera gozada. Alquilamos una motillo para recorrer la isla en busca de las famosas casas de los Batak y sus también famosos cementerios.
Salimos al día siguiente por la mañana muy temprano en busca de las susodichas casas. Empezamos a ver casas y tumbas y nos emocionamos tanto que decidimos intentar encontrar unas que había en el bosque, en medio de la isla. Al final acabamos perdidos en medio de la isla, es decir, en medio del monte con la motillo. No teníamos ni idea de dónde estábamos, recuerdo que encontramos a un par de ancianas primero y a unos niños luego y tratamos de preguntarles por un pueblo que salía en el mapa y que, teóricamente, debía de estar por allí. La abuela sólo señalaba hacia delante. Deducimos que no nos entendía. Bueno, en ese momento me di cuenta de que nos habíamos perdido y que había que seguir para llegar a alguna carretera (íbamos literalmente dando saltos por en medio del monte) . Tengo que admitir que perdí un poco los nervios, también debido a que en un par de ocasiones Sebastián tuvo que soltar la motillo al suelo. Al final, después de unas 12h. sentados en la motillo y con el trasero molido de saltar como cabras, llegamos a una carretera asfaltada y enfilamos hacia nuestro pueblo. Llegamos de noche y sin luces, menos mal que Sebastián siempre coge el frontal.
Al día siguiente decidimos salir a continuar nuestra exploración de la zona, cruzamos en el ferry a Parapat y emprendimos la marcha. Todo iba genial hasta que nos quedamos sin gasolina. Yo me quedé sentada en la orilla de la carretera y Sebastián se fue a buscar gasolina a pata con la motillo a cuestas. Al cabo de un rato apareció ya montado en la motillo. Cuando ya pensábamos que nada más podía pasar empezó la tormenta. En tres segundos se puso a llover a cántaros y menos mal que llevábamos en la mochilita los chubasqueros! Al final, también llegamos casi de noche a coger el último ferry pero lo cogimos!
El día siguiente decidimos tomárnoslo de tranqui ja,ja,ja…
Nuestro siguiente destino fue Bukit Lawang para ver el Centro de Rehabilitación de Orangutanes. Una experiencia increíble. Subes con un guía a las partes altas de la selva donde ellos están y puedes ver como aparecen entre la vegetación, se acercan y saltan de árbol en árbol y también cómo los alimentan en una plataforma. En el Centro campan a sus anchas pero está prohibido tocarlos. A mí me pasó que cuando iba andando vino un orangután me agarró de la mano y no se soltaba! (Sebastián tirando fotos de la escena ja,ja) corriendo apareció un chico del centro diciéndome que los animales no se tocaban! le tuve que explicar que había sido él el que me había agarrado. Por la cara de pánico que debía de tener, me creyó y me explicó que probablemente había sido porque me parecía a una de las cuidadoras y tal, luego ya se relajó. Hablamos con él un rato y hasta nos preguntó si íbamos a venir al día siguiente ja,ja
De aquí nos fuimos a Berastagui donde Sebastián subió el volcán Gunung Sibayak. Los alrededores están llenos de pueblos Karo Batak que merece muchísimo la pena explorar en un par de días. En uno de ellos recuerdo que nos colamos en una boda y la gente encantada, son muy buena gente!.
De aquí empezamos a bajar hacia Bukittinggi para ver la cultura matrilineal de los Minangkabau. En los alrededores hay multitud de pueblos tradicionales para explorar con sus casas típicas.
Por último nos dirigimos a Padang donde compramos un billete de avión que nos llevara a Yakarta (Java).

Siguiente parada Java, continúa leyendo 

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES