Java

0

Llegamos al aeropuerto de Yakarta (Java) y fuimos a la estación de tren Gambir para coger un tren nocturno que nos dejara en la capital cultural de la isla, Yogyakarta.

En Yogya hay bastantes cosas para ver y para hacer así que tranquilamente puedes tirarte unos días.
Como siempre, alquilamos una motillo y a disfrutar. Empezamos por el Kraton, una pequña ciudad amurallada dentro de la propia ciudad. Aquí está ubicado el palacio del sultan de Yogya, así como mercado, tiendas, mezquitas etc.
Hay que pagar para entrar, esto incluye un tour con guía que no valió la pena para nada, sólo tratan de llevarte de tiendas. Sebastián se cogió un mosqueo!
También podéis echar un vistazo por el mercado de los pájaros y el mercado principal de Yogya o simplemente callejear por la ciudad que es muy entretenida.
Después de unos días de aproximación a Yogya, decidimos ir a visitar las ruinas Budistas de Borobudur (en perfecto estado). El camino hasta llegar a ellas fue un precioso paisaje tropical de un verde intenso. Pasamos el día entero por allí viendo los templos, sacando fotos y divirtiéndonos en general.
Otro día fuimos a ver los templos Hinduístas de Prambanam. Restaurados y en perfecto estado recuerdan los tiempos Hinduistas de Java. El día pasó alegremente correteando entre los templos y jugando con los niños de un colegio que habían venido a ver los templos también.
Regresamos a Yogya y compramos un billete de autobús que nos llevara a Bali.
Siguiente parada Bali, continúa leyendo

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES