Calcuta

Vista del Howrah bridge desde Mullik Ghat, Calcuta
Calcuta, qué ver y hacer en la ciudad de la alegría, India.

Calcuta, más que una ciudad para ver, es una ciudad para sentir. Sólo sintiéndola llegarás a conocerla.

Calcuta, la segunda ciudad más grande del país, es la capital del estado indio de Bengala Occidental y el principal centro comercial, cultural e intelectual de la India Oriental.

Recuerdo nuestra primera visita a Calcuta en 2002. Era Abril o Mayo y hacía un calor insoportable, agobiante, insufrible… qué mal lo pasé… Si viajas en estas fechas ten claro que el calor es un problema gordo. Esta vez hemos venido en invierno y la cosa es totalmente diferente. La temperatura es agradable y apetece ir de un sitio a otro y patearte las calles incansablemente.

Llegamos en tren desde Gaya en uno de los trayectos más caóticos que hemos vivido a causa de la niebla. El tren nos recogió de Gaya con un retraso de unas 12 horas. Tuvimos que meternos a pasar la noche en el único y menos pestilente hotel que había, ¡que lo era y mucho!, e ir a la estación cada dos horas para ver si sabían algo del tren… osea, toda la noche en danza sin dormir para no perder el puñetero tren.  Esto de “la niebla que lo paraliza todo”, suele ocurrir con frecuencia en invierno. Al final logramos llegar a Calcuta aunque también con horas de retraso.

Nos alojamos en el hotel Aafreen situado bastante cerca de la famosa Sudder St. En esta zona encontrarás casi todos los hoteles baratos y restaurantes. Hay mucho donde elegir y encontrarás a un montón de viajeros y voluntarios de larga estancia.

Otra calle que no debes perderte es Park St. que cae bastante cerca de la anterior pero que no tiene nada que ver con ella . Puedes ir andando o alegrarle el día a algún rickshaw wallah (Calcuta es la única ciudad de la India donde todavía puedes ver a los rickshaws tirados por enjutos hombres)Park St. es una calle muy muy comercial donde encontrarás cafeterías y restaurantes de nivel, librerías, tiendas de ropa, la tienda de Apple etc. El lujo de Calcuta a precios irrisorios para los bolsillos occidentales. Nosotros nos pegamos un homenaje en un super restaurante de lujo por el precio de un menú del día español. Pequeños placeres…

Rickshaw wallah tomándose una taza de chai, Calcuta
Rickshaw wallah tomándose una taza de chai, Calcuta

Cerca de Park St. está también la Motherhouse de las Misioneras de la Caridad. Aquí se encuentra la tumba de la Madre Teresa de Calcuta. Cuando estuvimos nosotros estaba bastante lleno de gente. La sala donde está la tumba es muy sencilla y pequeña así que casi no cabíamos dentro. Estuvimos poco tiempo la verdad. Nos impresionó al recordarla…

Rickshaw wallah tomándose una taza de chai, Calcuta
Rickshaw wallah tomándose una taza de chai, Calcuta

Para ir a ver el resto de cosas tendrás que pillarte uno de los famosísimos coches Ambassador que hacen de taxi tiñiendo de amarillo chillón las congestionadas calles de Calcuta.

Una anciana, probablemente viuda, nos pide limosna a través de la ventana del taxi, Calcuta.
Una anciana, probablemente viuda, nos pide limosna a través de la ventana del taxi, Calcuta.
PUENTE HOWRAH Y MULLIK GHAT FLOWER MARKET 

Para ir a ver y hacer fotos del río Hoogly y el puente Howrah puedes decirle al taxista que te deje en Babu Ghat o Mullik Ghat. En los ghats puedes ver a la gente bañándose en sus oscuras y sagradas aguas. Durante los festivales del Durga Puja, las efigies de los dioses son sumergidas en las contaminadas aguas. No hemos tenido la suerte de coincidir nunca con estas fiestas religiosas. Una pena.

Recuerdo que en Babu Ghat Sebas se pegó el castañazo del siglo tratando de acercarse para hacer una foto. Se resbaló al poner el pie en el musgoso suelo de las escaleras y salió literalmente volando… acabó de algas verdes hasta las trancas… para deleite de los presentes… ja,ja,ja Recuerda que en el mismo puente está prohibido hacer fotos.

En Mullik ghat está el famoso mercado de las flores. Está abarrotado de gente y hay pequeños puestos de flores por todo. Es bastante lúgubre pero el fabuloso colorido de las flores y su perfume lo hace realmente encantador. La gente es muy simpática y está bastante acostumbrada a que le hagan fotos así que no les molesta demasiado. Lo aceptan resignados ja,ja,ja. Hay familias que, a parte de trabajar, viven allí en unas condiciones pésimas. Es el drama de las grandes urbes indias.

 KALIGHAT

Calcuta es la ciudad de Kali. La diosa Kali es la patrona de la ciudad. La negra Kali es la divinidad de la muerte y la destrucción y requiere sacrificios diarios para aplacar su ira. En Kalighat encontramos el templo de Kali. Probablemente es punto más importante de la ciudad. Las inmediaciones del templo están abarrotadas de puestos con fotos y esculturas de la diosa, flores, pigmento rojo etc. pero sobre todo lo que abunda es gente, mucha gente. Esta vez no entramos porque ya habíamos estado otras veces y preferimos quedarnos por fuera haciendo fotos y eso (dentro no se puede hacer fotos). Así que en esta ocasión no tocó quitarse los zapatos y avanzar descalzos por las calles je je. Los fieles hindúes esperaban estoicamente a entrar en largas larguísimas colas.

Estuvimos foteando por fuera y luego nos fuimos a la zona de la famosa Casa de los Moribundos que regentan las Misioneras de la Caridad. Queríamos entrar pero estaba cerrada porque la estaban remodelando y se habían mudado o algo así nos dijeron. ¡Mucha pena! Los alrededores de la casa estaban llenos de gente muy muy pobre y bastante anciana (había muchas viudas) y de tullidos sentados por el suelo pidiendo limosna a los indios ricos y a los turistas. Bastante desolador… Recuerdo que una familia pudiente se puso a repartir pastelitos entre la gente y de repente una marabunta les rodeó enfervorecida…

 KUMARTULI

El barrio de Kumartuli se encuentra al norte de Calcuta. “Kumar” significa “escultores” así que Kumartuli es el barrio de los escultores. Aquí cientos de artistas crean las figuras de dioses/as que serán utilizadas luego en los grandes festivales como el “Durga Puja” o el “Kali Puja“. Las calles están llenas de talleres especializados. Unos crean el esqueleto en paja, otros las recubren de barro, otros son los encargados de pintarlas etc.

La verdad es que es un placer pasearte por sus calles. Cuando estuvimos no había ningún turista y poco movimiento en los talleres así que fue todo para nosotros. La gente amabilísima nos dejo entrar a contemplar como trabajaban y hacerles fotos. Algunos hijos pequeños de los escultores jugaban como locos por las calles. Otros aprendían el oficio de sus padres en los pequeños talleres.

¡Merece la pena venir a ver a estos habilidosos artistas trabajar!

 TEMPLOS JAINISTAS

Si Calcuta, por lo que sea, te acaba agobiando, no dudes en irte un rato a visitar los templos Jainistas también al norte de la ciudad. Son un remanso de paz que te hará desconectar de toda la vorágine de esta gran urbe. Los templos son una delicia rodeada de preciosos y limpios jardines que te invitan a pasear entre ellos, a sentarte a desconectar de todo. En serio que no parece que estás en Calcuta. ¡Os los recomendamos!

Calcuta, la ciudad de la alegría, es claramente una ciudad de contrastes. Mientras hay gente, mucha gente, que sobrevive como puede en las aceras de las calles, otras hacen cola a las puertas de los restaurantes más chic de la ciudad. Es cierto que Calcuta no es para todo el mundo pero sin duda te invitamos a “sentirla“.

Si te apetece ver más fotos que sacamos en Calcuta puedes hacerlo aquí.

Como siempre, espero que este artículo te haya resultado útil si piensas viajar a Calcuta. Si te apetece colaborar, compártelo en Facebook o manda un tweet. Gracias!! 😉

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES