El Valle de las Mil Kasbahs

Ruta por el Valle del Dades y las Gargantas. La Ruta de las mil Kasbahs, Marruecos.

Nos levantamos felices y contentos esa mañana. Nos íbamos para el Valle del Dades! Recogimos el campamento especialmente raudos y veloces y cogimos la carretera que va a Erfoud, es decir, al desierto de Merzouga (Er Chebbi). Paramos a comer como siempre y unas cuantas veces a hacer fotos, estirar las piernas y pasear un rato con Akira. Para cuando llegamos a Er- Rachidia ya quedaban escasamente un par de horas de luz así que decidimos buscar un sitio que nos gustara para hacer camping libre y pararnos. A las afueras de la ciudad encontramos nuestro sitio para esa noche. Las vistas sobre las montañas del Atlas eran preciosas y parecía un sitio tranquilo. Revisando el camión, Sebas se dio cuenta de que perdíamos gasoil de la bomba inyectora. Mal asunto. Lo hablamos y convenimos ir al día siguiente a algún taller mecánico para que le pegaran un vistazo.

Vistas desde nuestro lugar de acampada en Er- Rachidia

A la mañana siguiente nos fuimos en busca y captura de un taller. Nos costó encontrarlo pero preguntando preguntando al final dimos con él. Las malas sensaciones de Sebas se confirmaron cuando los mecánicos miraron el tema y dijeron que efectivamente era la bomba inyectora. Ellos no sabían o no podían arreglarlo pero nos dijeron que en Tinerhir estaba el mejor especialista en bombas inyectoras. Sólo arreglaba eso. Ante estas noticias, teníamos que tomar una decisión: continuamos camino a Merzouga y luego vamos a Tinerhir y lo arreglamos o pasamos de Merzouga y vamos directamente al Valle del Dades y las Gargantas. Dudamos un poco pero al final optamos por la segunda opción. Era lo sensato. Nos fastidió no bajar a la arena pero bueno…

Cogimos camino directos a Tinerhir y buscamos al famoso mecánico de bombas inyectoras. Enseguida lo encontramos ya que sí que era verdad que lo conocía todo el mundo. Llegamos a su taller, le pegó un vistazo al tema y nos dijo que ese día no podía arreglarlo porque estaba a tope pero que nos lo hacía al día siguiente. Teníamos que estar a las siete de la mañana en el taller… Qué madrugón!. Pensamos que sería interesante aparcar al chiquitín enfrente del taller y pasar la noche allí (las ventajas de llevar la casita a cuestas 🙂 ) así no tendríamos que madrugar tanto… Justo al lado del taller había un hammam, un supermercado y una cafetería. Genial! Esta noche podemos comprar cosas ricas para cenar y al día siguiente ahorraríamos mucho tiempo por la mañana: Sebas se ducharía en el Hammam y desayunaríamos en la cafetería. Todo perfecto!. Nos vamos a comer! En la calle principal encontramos un montón de restaurantes. Después de mirar un poco lo que tenían y los precios, nos decidimos.

Por la tarde nos fuimos a las impresionantes Gargantas del Todra que quedan como a unos 15 km. del centro y pasamos toda la tarde por allí paseando con Akira. Hacía bastante fresco y no había casi nadie. Las altísimas paredes de roca no dejaban pasar ni un solo rayo de sol. Te sientes tan pequeñito entre esos gigantescos muros rocosos…

Plaza principal de Tinerhir

A la mañana siguiente el mecánico nos arregló la bomba por 450 DHS y nos fuimos a explorar Tinerhir.

Lo más chulo es la zona del inmenso y frondoso palmeral alargado donde también se encuentra la desvencijada, aunque no por eso menos espectacular, kasbah del Glaoui. Hay numerosos enclaves desde los que puedes contemplar el espectáculo y así poder tener una visión más completa y rica con diferentes puntos de vista. Dimos un paseo con Akira por dentro del palmeral hasta la kasbah, pero vista de cerca, la verdad es que pierde bastante. Está muy destruida y ya no vive casi nadie. También nos dimos un largo paseo por la ciudad antigua, fuera del centro, a ver qué nos encontrábamos. No había mucha gente y la que había huía despavorida ante la visión de nuestras cámaras.

Después de hacer un montón de fotos por la zona, cogimos otra vez el camión dirección la Garganta del Todra. El sol calentaba y se estaba mejor que la tarde anterior. Había bastantes escaladores colgados aprovechando que la roca estaba calentita. Mientras Sebas se fue con Akira a ver un rato escalar recordando viejos tiempos en los que él también subió por esas paredes, yo cogí la cámara y estuve tomando unas instantáneas de la garganta. Había algún grupo de turistas pero muy pocos afortunadamente.

Mujeres con el traje típico paseando por las calles de la parte antigua de Tinerhir

Pasamos la noche en un pequeño camping que encontramos abierto (había muchos cerrados) y a la mañana siguiente nos fuimos a ver el Valle y las Gargantas del Dades. Desde Tinerhir a Boulmane du Dades hay unos 50 kms. Después hay que coger una desviación que nos lleva hasta las Gargantas a unos 27 kms. La ruta es preciosa. La estrecha carretera nos lleva a través de infinidad de kasbahs y ksars, de paisajes marcianos con irreales formaciones rocosas, de poblados de rojizo adobe, de almendros sin flores… Paramos y nos bajamos a fotografiar en infinidad de ocasiones abrumados ante la belleza dura e impactante de toda la zona.

Kasbah en el Valle del Dades

La carretera continúa hasta que comienza a ascender como una serpiente hacia las Gargantas. Subimos hasta arriba del todo para poder contemplar las alucinantes vistas del interior de la garganta. Pensábamos comer en el restaurante que hay en lo alto pero estaba cerrado así que después de estar un rato por allí disfrutando de este magnífico sitio comenzamos a bajar y retornar a Tinerhir tranquilos. Paramos en el camino numerosas veces para comer, para sacar más fotos, para pasear un rato… en definitiva para sacarle todo su jugo a la ruta.

Garganta del Dades

Llegamos supercontentos a Tinerhir, felices de haber pasado un fantástico día. Aprovechamos el resto de las horas de luz para sacar algunas fotos que nos faltaban en Tinerhir con la luz de la tarde. Pasamos la noche en el mismo camping. A la mañana siguiente dejamos estos hermosos valles y continuamos viaje dirección Ouarzazate.

Si os apetece ver más fotos que sacamos en el valle de las mil Kasbahs podéis hacerlo aquí

Confío que este artículos haya sido de tu interés. Manda un tweet del artículo si te ha gustado o compártelo en Facebook si lo prefieres (o los dos ;) ). Gracias!.

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES