El Valle del Ziz

Ksars en las Gargantas del Ziz
El Valle del Ziz. Un tesoro escondido, Marruecos

Con pena partimos del fascinante oasis de Figuig dirección a Merzouga. Pero bueno, el viaje no había hecho más que comenzar y quedaban muchas pequeñas aventuras que vivir y muchos rincones por descubrir. La idea era ir a visitar a nuestro amigo Youssef de la “Suerte Loca“, que hacía casi 9 años que no le veíamos, y al mismo tiempo aprovechar para hacer fotos de Merzouga – Erg Chebbi.

Cogimos la carretera nacional 17 hasta Bouarfa primero y luego tomamos la nacional 10 hasta que se cruza con la 13. La ruta nos gustó mucho, como no podía ser de otra forma y, como siempre, se nos hizo tarde así que dormimos por allí en medio. Sacamos los juguetes de Akira y pasamos una tarde de lo más chula en un enclave precioso paseando, jugando a la pelota, charlando, comiendo, haciendo té a la menta, riendo…

El equipo de Nomadic Eyes al completo! :-)
El equipo de Nomadic Eyes al completo! :-)

Por la mañana retomamos el camino dirección Erfoud donde teníamos pensado comer. El Valle del Ziz, que es así como se denomina esta zona, nos llamó mucho la atención y pensamos hacerlo a la subida con más detenimiento, especialmente la zona de las Gargantas con el increíble palmeral y los Ksars en la parte de abajo. Vamos, que aquí volvíamos seguro! Comimos muy bien en Erfoud  en un pequeño garito que encontramos fuera de la zona de primera línea de restaurantes y continuamos hasta Merzouga. El desierto de arena nos esperaba con los brazos abiertos!.

Vaya sorpresa nos llevamos con Merzouga! Pero que ha pasado! Cómo ha cambiado! Está saturado de hoteles, campings, restaurantes… ja,ja,ja Nos chocó muchísimo la verdad. Sobrepuestos ya de la escandalosa primera impresión, localizamos “La Suerte Loca” pero desgraciadamente no estaba Youssef así que nos buscamos un camping. Después de mirar unos cuantos y de no gustarnos ninguno nada por estar cerrados por un muro y no ver las dunas, dimos con el camping La Palmeraie que era exactamente lo que buscábamos. Además sólo había otra furgo así todo para nosotros. Genial!. Nos acomodamos, enchufamos al chiquitín y nos fuimos todos a ver la puesta de sol y a jugar en la duna más alta. Planeamos levantarnos antes del amanecer para aprovechar la mejor luz de la mañana así que a cenar prontito y a la cama.  En medio de la noche el viento nos despierta. “Me parece que se va a fastidiar todo…” me dice Sebas. Pues nada, dicho y hecho. Cuando suena el despertador y nos levantamos hace un viento de mil demonios. Decidimos no salir a hacer fotos porque es una tontería. No va a haber ninguna visibilidad. Cuando ya sale el sol vemos que el viento todavía va a más y que no se ve nada. Casi no puedes salir del camión, hay arena por todo, así que pensamos irnos a Rissani para aprovechar a comprar algunas cosas y sacar dinero. Estar metidos en el camión sin salir como que no…

Hacemos todo lo que tenemos que hacer en Rissani, que también sufre del puñetero viento que lejos de calmarse va a más, y pensamos ¿qué hacemos ahora? ¿Esperamos a ver si se calma esto o pasamos y subimos a hacer las Gargantas del Ziz? Como no tenemos ni idea de si va a parar o no, decidimos por unanimidad tirar hacia las Gargantas del Ziz.

Gargantas del Valle del Ziz
Gargantas del Valle del Ziz

Esta impresionante formación natural de piedra rojiza, por donde discurre el río Ziz, hasta la base de la garganta, es un inmenso oasis rodeado de pueblos y palmerales.  El río Ziz fluye unos 300 kilómetros hasta adentrarse en el desierto del Sahara a la altura de Argelia. La presencia de este río ha posibilitado que la gente pueda asentarse en poblados en esta zona gracias a la canalización de sus aguas.

Aprovechamos la subida para hacer unas fotos de las gargantas desde arriba. Buscamos algunas localizaciones desde donde se pueda apreciar el enclave tan bonito que tienen estas gargantas. Cuando terminamos, como ya es bastante tarde, buscamos un camping. Nos topamos con una señal que indica la presencia de un camping en la parte baja. Tomamos el desvío y bajamos a un poblado del palmeral. Enseguida nos topamos con el camping. Nos da la sensación de que hay un camino que lleva de un pueblo a otro por la parte de abajo ininterrumpidamente por el palmeral y planeamos explorarlo al día siguiente. A ver si podemos pasar… parece estrecho pero bueno.

Una mujer lleva ramas para hacer leña en un burrito, Valle del Ziz
Una mujer lleva ramas para hacer leña en un burrito, Valle del Ziz

Pasamos la noche en el camping junto a dos autocaravanas más y un 4×4. Por la mañana salimos al camino y ¿cara o cruz?, ¿para izquierda o para la derecha? Sale para la izquierda así que para allí vamos. Es muy pronto y no hay casi actividad de gente. Están todavía en sus casas. No hay prisa, hace fresco y tienen todo el día por delante. Encontramos los restos de un Ksar muy guapo y “bastante bien conservado” rodeado por un cementerio con unas fotogénicas tumbas de Morabitos y nos paramos un rato a dar un paseo con las cámaras.

Ksar tradicional de barro. Flipad con la nubecita!! Valle del Ziz
Ksar tradicional de barro. Flipad con la nubecita!! Valle del Ziz

Continuamos poco a poco por la estrecha carretera con casas a un lado y casas al otro. La gente se sorprendía bastante de nuestra presencia y todos nos saludaban muy simpáticos y hospitalarios. Las cámaras no les hacían tanta gracia ja,ja,ja así que fuimos respetuosos. Tampoco era plan de ir a saco.

Fotos no, eh? ja,jaja Valle del Ziz
Fotos no, eh? ja,jaja Valle del Ziz

Continuamos el camino hasta donde ya no podíamos pasar disfrutando de poder observar de cerca la vida diaria de la gente que habita en los poblados de las gargantas. Las más ajetreadas eran las mujeres, para variar… Unas cogían agua o lavaban la ropa en los canales del agua del río, muchas de ellas con sus bebés colgados de sus espaldas. Otras venían de recoger leña que transportaban en burritos. Otras separaban los granos de maíz de la mazorca sentadas al solecito en la puerta de sus casas. Los niños jugaban contentos y felices con cualquier objeto insignificante. Algunos hombres trabajaban en la construcción o reforma de las casas.

Una mujer lava la ropa en el canal con su bebé a la espalda, Valle del Ziz
Una mujer lava la ropa en el canal con su bebé a la espalda, Valle del Ziz

Pasamos toda la mañana hasta la hora de comer por esta zona. Después subimos a la carretera principal por un acceso que encontramos y después de comer avanzamos un poco más hacia abajo dirección Rissani hasta que nos dimos de bruces con una señal que indicaba algo así como una “ruta turística” otra vez por el palmeral de abajo. Sin dudarlo pillamos otra vez el camino para abajo y avanzamos a ver qué encontrábamos. El camino iba por el palmeral cruzaba el río y llegaba a otros poblados. Lo hicimos hasta el final realizando alguna parada para pasear un buen rato con Akira. La gente se sorprendía de nuestra presencia y salían de sus casas para vernos y saludarnos. Akira les hace mucha gracia, sobre todo cuando la ven sentadita en su siento :-).

Una mujer bereber junto a su casa tradicional de barro. Me encantan las puertas! Valle del Ziz
Una mujer bereber junto a su casa tradicional de barro. Me encantan las puertas! Valle del Ziz

La ruta finalizaba en un punto en el que podías subir de nuevo a la carretera principal. La cogimos y seguimos rumbo dirección Rissani. Desde un poco antes de llegar a esta ciudad sale la nacional 12 que nos llevaría a Zagora los últimos 80/ 90 km. por pista dura muy buena. Pero eso será ya el siguiente capítulo.

Aunque esta ruta principal al desierto de arena del Erg Chebbi es muy muy transitada, poca gente se para a contemplar la vida en estos pequeños Ksars de barro escondidos entre el exuberante palmeral. Si tenéis tiempo no dudéis en parar y bajar a visitarlos. La experiencia vale la pena sin duda.

Siempre encuentras grandes personajes pero pocas veces se dejan fotografiar. Éste se dejó. :-) Valle del Ziz
Siempre encuentras grandes personajes pero pocas veces se dejan fotografiar. Éste se dejó. Valle del Ziz

Si te apetece ver más fotos que sacamos en las Gargantas del Ziz, puedes hacerlo aquí

Espero que este artículo te haya resultado útil si piensas viajar por esta zona de Marruecos. Manda un tweet del artículo si te ha gustado o compártelo en Facebook si lo prefieres (o los dos ;) ). Gracias!

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES