Burkina Faso 09

Tradicional mezquita de barro

Entramos en Burkina por la frontera de Koro-Tiou una de las fronteras africanas más tranquilas. En dos minutos todo listo. Seguimos la pista hasta Ouahigouya, una ciudad muy agradable y apacible donde comimos un delicioso plato de arroz gra con verduras en un pequeño puestecito de comidas junto con algunos niños de la lata que se nos sumaron.

Seguimos nuestro camino dirección Ouagadougou. En la capital Burkinabe nos alojamos en el Hotel Ok Inn (en el parking claro ja,ja). Estuvimos como una semana o algo más por motivos de trabajo y de enfermedad (creíamos que yo, Raquel, había cogido malaria. Tuve que hacerme análisis de todo y al final, menos mal, no fue nada importante, una simple gastroenteritis que en tres días quedó superada). Aprovechamos también para sacar el visado de Ghana, hacer compritas en el super, comer bien, es decir, lo típico de una capital. Conocimos a un español en el super que estaba viviendo en Ouahigouya y que tenía unos planes muy bonitos. Ojalá le vaya todo genial, ¡seguro que sí!.
Toda la semana estuvo lloviendo a cántaros. El primer día, el que llegamos, hacía un calor de morirse y recuerdo que ya andábamos quejicosos con el temita, acostumbrados al frescor y la lluvia del que habíamos disfrutado durante prácticamente todos los días desde que entramos en Senegal. Pues nada, que parece que desde las alturas nos oyeron y toda la semana estuvo lloviendo torrencialmente. De hecho, se inundó parte de la ciudad. Pobre gente, sus casas se derrumbaban como pequeños castillos de naipes, aquí no habrá declaración de zona catastrófica…
Compound familiar en el País Gourounsi
Continuamos viaje hacia el Pais Gourunsi, es decir, Ouaga-Po. De Po nos desplazamos por una pista al pueblo de Tiebele para ver las famosas casas pintadas. El camino la verdad es que fue muy chulo. El paisaje de un verde esplendoroso con pequeños poblados gurunsi pero las casas sin pintar en la inmensa mayoría (al menos las que la frondosa vegetación nos dejaba ver). A nuestro paso todo el mundo nos gritaba lo típico (ya sabéis!) y salía corriendo hacia nosotros así que enseguida entendimos que “ya habían empezado a llegar turistas por la zona.”. Llegamos a Tiebele y bueno, la verdad es que no nos pareció nada del otro jueves. Tienen la casa del jefe pintada y alguna otra. Fue entrar al pueblo y ya estaban los guías detrás acosando. No nos sentimos a gusto dada la actitud de los jóvenes, nos recordó mucho a nuestra última visita a los dogones. Nos pedían dinero para todo. Recuerdo que bajamos del camión para ponernos a pasear como siempre hacemos y “los guías” agobiando sin dejarnos simplemente ir a nuestro rollo. Después de haber tirado una foto y exigirnos que pagáramos por ello, mantuvimos una larga y seria conversación explicándoles lo malo que es la actitud que estaban tomando. “Los viajeros, vienen a disfrutar y a conocer vuestra cultura y gentes no a estar agobiados con cinco tíos detrás exigiendo dinero por cualquier acción que realices” les dijimos. No se puede obligar a nadie a pagar un “guía”, a pagar por sacar una foto y a pagar por respirar. Lo que tienen que hacer es organizarlo bien y dejarse de bobadas. En fin, que hagan lo que quieran, nosotros nos fuimos a ver las casas a Ghana donde la cosa la tienen muy bien organizada, todo clarito desde el principio. Pagas un fee a la entrada y puedes visitar a tu rollo lo que quieras y como quieras (con respeto claro está). Ah, y no tienes ningún “guía” detrás acosando.
Fotos de Burkina en Flickr

SÍGUENOS EN REDES SOCIALES